Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio Ok Más Información

REMAX

Funciones de un agente comercial. ¿Cómo es el día a día?

Funciones de un agente comercial. ¿Cómo es el día a día? - REMAX

¿Te gustaría trabajar como agente comercial en Madrid pero no sabes muy bien cómo empezar? ¡No te preocupes! En este post te contamos todas las claves para que puedas comenzar una carrera comercial estable en el sector inmobiliario Para empezar, la denominación de agente comercial puede llevar a engaño debido a que las interpretaciones comerciales y jurídicas pueden llegar a ser muy diversas.

Por lo tanto, lo primero es definir el concepto de agente comercial. Se trata de un profesional responsable de promover y negociar las operaciones mercantiles en representación de una agencia inmobiliaria. Aunque existen agentes comerciales que trabajan en régimen general de la Seguridad Social y son empleados con un contrato asociado a una única empresa, lo cierto es que los agentes inmobiliarios trabajan en su mayoría bajo el régimen de autónomo.

El agente inmobiliario tiene como principal objetivo lograr el mayor número de ventas y transacciones comerciales con la menor cantidad de recursos disponibles. Gracias a la venta de inmuebles, el agente recibe comisiones y primas que contribuyen a finales de cada mes su salario. Además de estas características, el agente inmobiliario debe reunir los siguientes requisitos:

-Contar con una cartera de varios productos, servicios y clientes.

-Trabajar en un territorio amplio pero variable.

-Contar con una selección de contactos de máxima calidad.

-Estar dispuesto a trabajar a comisión, es decir, cobrando un porcentaje de cada acción.

Es importante aclarar que el agente inmobiliario no adquiere las propiedades que muestra sino que actúa como un nexo de comunicación entre el cliente final y el propietario de la vivienda. De hecho, el agente tiene la increíble responsabilidad de mediar entre clientes y propietarios con el objetivo de alcanzar un acuerdo propicio para ambas partes. Conocidas las principales características del agente, es imprescindible describir cuáles son las obligaciones que forman parte del día a día de este profesional según el artículo 9.2 de Ley de Contrato de Agencia. Entre sus múltiples funciones destacan las siguientes:

-Ocuparse de la promoción y de otras funciones para que las que esté encomendado.

-Informar al empresario sobre la capacidad económica de los futuros compradores de la vivienda con el objetivo de garantizar una seguridad en términos de transacción financiera.

-Desarrollar actividades con las pautas establecidas por el empresario aunque siempre manteniendo un margen de independencia.

-Recibir reclamaciones por parte de los clientes y resolver las quejas de la mejor forma posible.

Además el agente comercial actúa bajo una serie de criterios y normas imprescindibles como son las siguientes:

Seguridad. El agente debe mostrar seguridad en sí mismo y en el discurso que emite ante futuros clientes. La falta de conocimiento o una actitud dubitativa del agente en relación a la compra-venta de inmuebles puede arruinar la transacción porque el cliente puede recibir una imagen de informalidad del profesional inmobiliario.

Economía. La optimización de los recursos (léase: tiempo, dinero) es clave no solo en Real Estate, sino en cualquier industria. Por lo tanto, el agente debe garantizar que hace un uso eficiente de los recursos disponibles y que no genera gastos innecesarios.

-Eficacia. Relacionado con el anterior punto, la eficacia y la eficiencia son dos cualidades que cualquier profesional competitivo debe reunir. En el caso de los agentes de la propiedad inmobiliaria, esta expresión cobra un sentido adicional porque la eficacia debe quedar demostrada tanto para la organización como para los clientes finales.

-Técnica. Un excelente profesional lo es porque reúne un perfecto equilibrio entre formación académica, experiencia, conocimiento del sector y actitudes específicas. En el caso del agente inmobiliario no es para menos.

-Rapidez y flexibilidad. El mercado está inmerso en una transición continua por lo que tener capacidades de adaptación y flexibilidad ante lo que pueda suceder es clave.

Confiar en la experiencia de un agente es clave para encontrar una solución a medida de cada cliente. El compromiso que mantiene el profesional de la vivienda es tal que debe informar, presentar, negociar y cerrar la operación de la mejor forma posible garantizando el éxito para todas las partes implicadas. De igual manera y como explicación final nos gustaría aclarar la terminología asociada a las profesiones ligadas al trabajo comercial. Pocas personas puedan diferenciar con acierto en qué consiste cada una de las siguientes funciones:

-Representante comercial. Es un intermediario entre el fabricante externo y el distribuidor comercial. Firma acuerdos por cuenta del fabricante y trabaja (normalmente) a comisión.

-Distribuidor. Ostenta la propiedad física del producto que un fabricante ha enviado desde otro país e incluso puede hacerse cargo del servicio técnico si así lo requiere, aunque no siempre.

-Agente comercial. Acepta acuerdos en nombre de la empresa pero no ostenta responsabilidad alguna sobre los bienes dispuestos en la negociación. Tampoco tiene poder legal ni está habilitado para crear acuerdos más allá de las condiciones permitidas por el propio fabricante.

Como ves, el agente comercial tiene una responsabilidad clave en el mercado inmobiliario actual. Por este motivo, es imprescindible que los futuros profesionales del sector conozcan cómo es el día a día del trabajo en inmobiliarias como Re/Max. ¡No dejes de confiar en el papel imprescindible que desempeña el agente inmobiliario porque es esencial! ¡Te esperamos!