Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio Ok Más Información

REMAX

Que hacer si no puedo pagar la Hipoteca

Que hacer si no puedo pagar la Hipoteca - REMAX

Hay numerosos motivos por lo que, en algún momento de nuestra vida, quizás nos veamos en la situación de no podamos hacer frente al pago de la hipoteca de nuestra casa. Sabemos que no es una situación ni agradable ni fácil de llevar, por lo que hoy te traemos unos consejos para que sepas qué debes hacer si te afrontas a este caso.

  • Lo primero es hablar con tu entidad bancaria. Dejar de pagar la hipoteca sin poner en conocimiento al banco puede provocar problemas muy graves, llegando incluso al desahucio del inmueble. Si lo comunicas a tu entidad quizá pueda darte una solución para no pagar la hipoteca durante un periodo determinado.
  • Intenta disminuir la cuota con carencia. Esto es, que la entidad te permita pagar únicamente los intereses del préstamo acordado. Puede ser una buena solución mientras solventas los problemas que te impiden hacer frente al pago. Otra solución es pagar una diminuta cuota del capital durante un periodo estimado, que no suele ser más de un año.
  • Reduce el tipo de interés. Esta solución implica una ampliación del plazo, por lo que, aunque en un principio puede ser una buena solución para conseguir capital, finalmente estarás ampliando la fecha de finalización. Una solución algo arriesgada que deberás meditar antes de aceptarla.
  • La quita de la deuda. Es un recurso poco habitual que consiste en llevar a cabo una reducción, que únicamente se podría conseguir si el pago de la hipoteca es de más del 60% de tus ingresos. Para optar a él debes haber intentado alguna de las soluciones anteriores.
  • La dación en pago. Al igual que con la quita de la deuda, podrás optar a esta solución si los tres casos anteriores no se pudieran aplicar, y si el pago del préstamo supera el 60% de tus ingresos, además de que el valor del inmueble no puede superar una cantidad establecida.
  • Subrogación y cancelación del préstamo hipotecario. Tu deuda se traslada a otra entidad bancaria. Esto implica que puedes volver a negociar las opciones anteriores sin tener que hacer frente a las consecuencias de no hacer el pago. Esta subrogación conlleva una comisión y el nuevo banco puede hacerte pagar de nuevo los gatos notariales y de registro, así como los de gestión.
  • Aval. Si llegados al punto de que ninguna de las soluciones anteriores ha podido hacerse, puedes pedir a tu avalista que afronte el pago durante el periodo en el que tú no puedas hacerte cargo del mismo.

Desde RE/MAX, además, os aconsejamos que busquéis siempre ayuda profesional para intentar solventar este problema a través de nuestro departamento financiero en el 912 30 50 60.